Liberación de Emociones Atrapadas

Las emociones son una respuesta natural de nuestra naturaleza animal (Sistema Límbico del cerebro) para evaluar si una determinada situación o circunstancia favorece o no nuestra supervivencia.

Las emociones se desencadenan o generan por el contacto sensorial con el mundo exterior mediante los cinco sentidos. Por tanto, en su primera fase, la reacción emocional, es una función fisiológica del sistema nervioso, no es un proceso psicológico.

Pero los Chinos y otras tradiciones orientales además de los cinco sentidos consideran la mente como un sexto sentido, y por lo tanto las imágenes mentales generadas por uno mismo (conciente o inconscientemente) funcionarán de la misma manera que las imágenes exteriores reales aportadas por los cinco sentidos para generar reacciones emocionales.

Después de generada por la mente, la emoción deja el dominio de la mente y entra en el sistema de meridianos corporales como una forma de energía la cual viaja a través de los canales energéticos.

Igual que todas las formas de energía humana, las emociones producen profundos efectos fisiológicos en los órganos, glándulas y otros tejidos.

Dicho de otro modo la mente asigna un valor al estimulo sensorial físico o cerebral, y pone en marcha una poderosa corriente de energía emocional a través de los canales de energía, en especial por la ORBITA MICROCOSMICA del cuerpo.

Una vez que esa energía está en movimiento adquiere vida propia, produciendo secreciones de diversas hormonas, liberación de neurotransmisores en el cerebro y sistema nervioso, cambios en el ritmo cardiaco y presión sanguínea, ajustes de la respiración y estimulación o supresión de la digestión y la peristalsis. Lo conocido como enfermedades Psicosomáticas.

Cuando una reacción emotiva se hace extrema y se prolonga o se repite con frecuencia se produce una serie de reacciones fisiológicas graves que desequilibran todo el sistema energético.

Psicosomáticas, son aquellas enfermedades donde el factor emocional juega un papel preponderante en su génesis.

De acuerdo a lo anterior y dando por descontado que las emociones son energías, podemos decir que toda terapia dirigida a sanar las enfermedades psicosomáticas deberá dirigirse específicamente a la energía, especialmente a la de la ORBITA MICROCOSMICA, porque su desequilibrio terminará provocando la enfermedad. Por eso se dice, con mucha razón, que la enfermedad es un proceso dinámico. La palabra “emoción” se entiende como: prefijo e igual origen, moción igual movimiento. Significa origen del movimiento, agregaríamos origen del movimiento de la energía…

Terapias